sábado, 28 de enero de 2012

MALOS TIEMPOS PARA LOS COMISARIOS DASNEVISTAS

    Franco Pontilliano, ex comisario de Personal del Ministerio de Agricultura y Ganadería, fue bajado por Decreto del listado de acomodados a último momento del gobierno de Mario Das Neves y ahora sufre paranoia progresiva al sentirse salpicado por las irregularidades que asoman a diario en el  bien llamado Ministerio de la Sociedad Rural.
   
Se lamenta y se lamenta Pontilliano.

     Los azarosos caminos de la vida y la gestión del ex ministro Leonardo Aquilanti instalaron a Pontilliano en la jefatura de Personal del Ministerio, desde donde aplicó mano dura contra los empleados alcanzando resultados opuestos a los buscados.
     Franco Pontillliano persiguió con persistencia, saña y torpeza a las dos delegadas de ATE que lo denunciaron y evitaron parte del latrocinio de horas extraordinarias que caracterizaron su labor política.
     Mal le fue al enfrentarse con las chicas de ATE que lo denunciaron  públicamente y en varias oportunidades casi le costó la cabeza. Además lo instalaron en el ridículo ante todo el personal.
    Cuando el dasnevismo abandonaba el gobierno, Pontilliano comenzó a preocuparse por su futuro laboral y concluyó en que “lo más seguro es quedarme en el Estado”. Así que se armó un expediente para ingresar a la Planta Permanente de la administración pública. Su condición de Jefe de Personal le garantizó capturar la máxima Categoría en la Planta de Aguas de Tratamiento de Corfo. Es decir, uno de los cargos mejores pagos del Estado provincial, situación salarial alcanzada gracias al reclamo de los delegados del gremio. Casi una paradoja.

    AFUERA FRANQUITO
    Pero llegaron Buzzi y Mac Karthy a traicionar a quienes los habían llevado al gobierno, a cuestionar los últimos nombramientos y a amenazar a porteros y piches acomodados.
    Sin padrinos que lo protejan Franco Pontilliano pasó a integrar el Decreto que selló la salida de cientos de empleados sospechados de dasnevistas y funcionarios de cuarto rango.
    Hasta aquí parece una anécdota sobre un pintoresco comisario de personal.





   
            TEMEN PAGAR POR GILES
      La desaparición de cuatro camionetas cero kilómetro y el robo de varios bienes del Estado, el enriquecimiento desmedido de funcionarios de tercera, turbios manejos de dineros públicos, más un rosario de irregularidades e ilegalidades, siempre tienen algún punto de contacto con la dupla Pontilliano y Leschel. Y con el ex secretario de Aquilanti y Pitiot, Adrián Quinteros.     Está planteada la iniciación de un enorme Sumario Administrativo y todo indica que nuestros personajes son la punta del ovillo de una organización del choreo de tercer nivel en el escalafón.
     Como ocurre siempre, los peces gordos rara vez son capturados, y Pontilliano, Leschell y Adrián Quinteros, entre otros, temen que se cumpla una sentencia popular que los contiene: "Siempre pagan los giles".-

No hay comentarios:

Publicar un comentario