martes, 31 de enero de 2012

VICENTE JARA ASESORADO POR SU MADRE

     Los diputados provinciales tienen entre otras atribuciones, la de designar un asesor, por el plazo que determinen y por un sueldo que ronda los 8.000 pesos mensuales, sin carga horaria y con obligaciones exclusivamente políticas para con el legislador.
          Generalmente los lugares son ocupados por los militantes más activos de las agrupaciones de los partidos políticos que obtuvieron espacios institucionales.
          En algunos casos, la llegada de estos asesores constituyen la institucionalizacion de hombres o mujeres con años de militancia en sus fuerzas políticas, o de activos colaboradores electorales, o de especialistas en determinadas materias, o el salvavidas económico para algún dirigente excluido por los resultados electorales.         
         En otros la legalización de intereses personales exclusivamente.

         En el Chubut, el diputado provincial, Vicente Jara eligió como asesora legislativa a su señora Madre.

         Jara es el secretario general de la seccional Puerto Madryn- Trelew de la Unión Obrera Metalúrgica.        
        Su origen laboral es la fábrica de cuchillos Esquiltuna, situada en A.P. Bell y Colombia en Trelew. La fábrica ya no está.
       Vicente tiene base de operaciones en Puerto Madryn donde está instalada la empresa Aluar, concentración de uno de los núcleos más numerosos de trabajadores metalúrgicos en el país.
       Con excepción de cuatro años donde la conducción estuvo a cargo de Carlos Rodríguez (y José Luis Giussi, Alipio Salinas, Lopecito), Jara estuvo siempre como secretario general.
        Cuando perdió la conducción fue asignado por el histórico Lorenzo Miguel  como interventor en la seccional Tierra del Fuego, sede de otra seccional estratégica del gremio Azul. Después volvió a Madryn y recuperó el gremio.
        Si bien los gremialistas gozan de autonomía política si quieren, Vicente siempre estuvo bajo el ala de Kuki Mac Karthy. Desde el 85, más o menos, en términos políticos Kuki pertenecía a la Renovación Peronista, mientras que Vicente respondía a la ortodoxia peronista. Pero siempre estuvieron muy juntos.
      
        A ambos los unía el odio a los zurdos.

        Las vueltas de la vida muestran a un Vicente extraño.
        Luciendo una estrella federal en la solapa, símbolo de la tendencia revolucionaria y acomodando a su madre como asesora legislativa.
       Fachos eran los de antes.-

No hay comentarios:

Publicar un comentario