domingo, 29 de enero de 2012

VIVIR EN PIRÁMIDES ES COOL












Da igual Susana Giménez que las Madres de Plaza de Mayo.




Puerto Pirámides pierde encanto cada día.
Producto del enorme y caótico crecimiento; del deterioro que produce en la delicada geografía el tránsito de miles de personas de todo el mundo que la vistan. Resultado ignorado por las empresas del turismo cegadas por la plata rápida que traen los europeos. Deterioro producido por la ausencia de planificación, rubro que quedó en manos de aventureros en el gobierno.

Y de otras cuestiones especiales que los intelectuales del pueblo están investigando.

La explotación desmesurada de los atractivos turísticos,   planificación, la voracidad comercial, el daño a la naturaleza, sus habitantes, casi todos inmigrantes internos, y vaya a saber qué insondables cuestiones, dan como resultado un intendente como Alejandro Albaini.

El intendente de Puerto Pirámides Alejandro Albaini exagera con la reiteración de su discurso que distorsiona la realidad, como todos sus pares, avalado por la conveniencia pasiva de los vecinos. Como en todas partes.
________________________________

La villa turística continúa siendo tierra de nadie, escenario de groseros abusos de los comerciantes con los turistas, del robo de agua potable por parte de los  hoteleros más poderosos, de nuevas construcciones horizontales que violan el código urbano, de ex funcionarios ahora propietarios de los mejores terrenos comerciales del pueblo, de concejales que ganaron mucha plata dulce como proveedores del Estado,  de obras que se inauguraron y no funcionaron nunca, de obras que se inauguraron y están destruidas por la pésima calidad de las construcciones. De daños persistentes e irreparables a la frágil geografía. Hay funcionarios,  que mandan en Pirámides pero viven en Puerto Madryn, hay pobladores rurales en condiciones precarias del siglo XIX.
_________________________

La Administradora Península Valdés, un singular organismo estatal, recauda en el ingreso a Península Valdés centenares de miles de pesos cada año. Pero le aporta migajas a las finanzas del pueblo.
_____________________________

En Pirámides hay algunos perros que cambian de dueños por lo menos una vez al  año. Se cree que lo hacen hasta encontrar el protector adecuado. Convengamos que el comportamiento de los canes es, por lo menos extraño. Perros y gatos conviven en las casas y en las calles con caballos y con zorrinos. Los zorrinos y los perros se aborrecen. Pelean y siempre los perros terminan llorando. Y matuastos ensimismados en los  tamariscos. Y tejos en el aire. Los perros asquerosos se revuelcan con placer en las osamentas de las ballenas y los lobos muertos en la playa.
Pirámides es un pueblo como cualquiera, pero no hay huertas, ni gallineros. Allá todo se compra hecho y en Puerto Madryn, “que es mejor”.
_______________________________________

Son pocos los chubutenses en Pirámides. Algunos son porteños, otros del conurbano bonaerense, otros son del conurbano pero se hacen los porteños. Otros son del conurbano y dicen que son de Madryn.
Ser nacido en Pirámides es el máximo valor. Ser chubutense paga  bien.
Ser “de una familia de Madryn” paga muy bien en Pirámides.
Hay de otras provincias también, pero ninguna paga bien, ni otorga jerarquía ninguna.
________________________________________________

Vivir en Pirámides es cool.
_________________________________________________________
Los comerciantes de Pirámides son voraces para el dinero. Como en todos lados abunda el negreo a los trabajadores, mientras que la evasión impositiva es el deporte favorito en el gremio de los empresarios.
 _______________________________________________________________
Hay muchos evangelistas en el pueblo. No hay cura. La única persona católica no es muy católica. Sonia que cobra por un título que no tiene y por horas cátedra que no realiza.
_______________________________________________________________________

No hay agua dulce en Puerto Pirámides. Se obtiene desalinizando el líquido del mar, pero no alcanza. Entonces se transporta en camiones desde Madryn a un precio altísimo. Es un buen negocio tener un camión cisterna y trabajar para el municipio de Pirámides.
El agua que llega es capturada primero por los dueños del albergue The Paradise y por el hotel y la estación de servicio del Automóvil Club Argentino. La extraen con bombas directamente de la red pública. Primero llenan sus depósitos y luego abren la canilla para el resto del pueblo. El dueño del superhotel y restaurante The Paradise, un tal Mumo Haadgard, tiene una cisterna con una capacidad igual a un tercio de lo que consume todo el pueblo.
_______________________________________________________________________________

Como en todos lados la ideología más popular es la de ganar plata.      También hay algunos peronistas peronistas, pero muy pocos. Y algunos radicales en extinción.

El intendente no es de ninguna idea tradicional.
Es muy versátil.
El tipo hoy te besa a Susana Giménez y mañana a las Madres de Plaza de Mayo con la misma emoción. No tiene problemas. Dice que hay que bancar a los Kirchner pero apoya a Duhalde Das Neves. Hoy polemiza con el senador Guinle y mañana debate con Axel, el cantante.

Hay muchos progresistas en Pirámides.
Hay anarquistas que piden algo más de orden.
Socialistas, indigenistas, ecologistas, hippies con celulares y Argencard. Pacifistas y oportunistas. Muchos fariseos, algún samaritano que se capitaliza. No hay pobres. Los más humildes imitan a los ricos comprando lujos. Como en todos lados
 Hay colegio secundario buenísimo en el pueblo, pero el intendente y las familias con plata envían a sus hijos a estudiar a Madryn, porque, dicen, “es mejor”.
Hay ermitaños, solitarios y huraños.
Fugitivos a quienen nadie persigue y renegados sin motivo.
Y hay algunos kirchneristas espontáneos.
Y mezquinos individualistas con discursos progres.
Y mucha buena gente.
Hay argentinos blancos rubios y morochos, un yanqui, paisanos, indios mezclados, gringos y bolivianos.
Transitan por el pueblo gauchos de los puestos de la península. Sufridos paisanos, explotados por los colonizadores y sus descendientes. Buenos criollos. Inteligentes, alegres y despiertos.
 Ni pilas para la radio a transitores tienen estos hombres en su soledad.

En Pirámides, como en todos lados, nadie quiere ser negro.

No hay comentarios:

Publicar un comentario