domingo, 19 de febrero de 2012

HISTORIAS DE LA "GENTE DE MADRYN"

Otra vez asomó en la prensa de Puerto Madryn un conflicto que distorsiona la imagen de asepsia y profesionalismo en la gestión que tenía la administración municipal de Carlos Eliceche.
Otra vez las denuncias están vinculadas con la intervención e inversión del Estado municipal en una iniciativa privada como lo fue el “Madryn Rock 2011”.
Todo comenzó cuando el subsecretario de Cultura, Diego Lacunza, contrató para los recitales el servicio de sonido de la empresa de Pocho Lacunza, hermano del funcionario cultural.
El profesional prestó los servicios como correspondía y después ingresó la factura al Municipio. 
El cobro era casi inmediato. 
Su hermano era funcionario y además tenían llegada directa al Ganso cuando querían. 
Pasaron los días y las semanas, el candidato del Ganso perdió las elecciones con la contra, surgieron denuncias contra altos funcionarios y todo comenzó a complicarse. 
Y llegó el 10 de diciembre. Se fue el Ganso y Pocho no cobró.
Lo habían clavado en 80.000 pesos.

        COMPLICACIONES JUDICIALES
Ciego de furia corrió a Tribunales y plantó la denuncia contra la Municipalidad.
A la mañana siguiente el disc jockey comenzó a sufrir presiones de todos lados. Principalmente de su hermano, Diego Lacunza, ahora concejal del Frente para la Victoria que quedaba pegado.
Así que Pocho Lacunza regresó agitado a Tribunales a retirar la denuncia. Allí le explicaron que no se  podía detener la acusación por tratarse de un posible delito de acción pública. 
Se habrá sentido turbado en ese momento. Se dio cuenta que no iba a cobrar nunca las 80 lucas; que había dejado pegado a su hermano y a otros tipos más poderosos. Pero que, bueno, todos tienen Fueros y no iba a pasar nada. Pero había perdido las 80 lucas.

Mientras tanto la denuncia la denuncia de Lacunza navegó hasta el escritorio del Fiscal Báez. El Dr. Báez debe haber sonreído con la carpeta en sus manos.

         A DECLARAR
La Justicia de inmediato citó a dar explicaciones al responsable de la subsecretaría de Cultura, que el año pasado era José Pepe Grazini, secretario de Gobierno, y en ese momento mano derecha o izquierda y sombra de Carlos Eliceche.
En su declaración al juez, Pepe Grazini embarró a todo el mundo. En el afán por defender a su jefe y defenderse a sí mismo cometió torpezas tales como reconocer que se concretaban pagos de dineros sin Resoluciones  y que se habilitaban otros mecanismos de dudosa legalidad.
Por ahora la investigación está orientada sólamente hacia Pepe Grazini. 

El Ganso debe tomarse la cabeza cuando le hablan del Madryn Rock.

El municipio de Madryn gastó en el Madryn Rock 2011, unos 200.000 pesos.

1 comentario:

  1. NO SE OLVIDEN DEL DELINCUENTE NUMERO UNO, BRUNO HUAIQUIL, QUE DEJO UN TENDAL EN COMODORO ANTES Y EN MADRYN DESPUES, Y SE RAJO A BUENOS AIRES

    ResponderEliminar