martes, 6 de marzo de 2012

PETROLEROS ALERTAS POR EL CONFLICTO CON YPF REPSOL


        
         Dirigentes sindicales petroleros militaron en estos días a legisladores de distintas vertientes, advirtiendo sobre la potenciales consecuencias contenidas en la compleja relación política por la que transitan los gobiernos nacional, provincial y la petrolera española YPF Repsol.
         Los sindicalistas registraron que las comunicaciones entre el gobierno nacional y el rey de España significaron que en su discurso inaugural de las sesiones del Congreso, la presidenta Cristina Kirchner no hiciera referencias a YPF Repsol ni especulara sobre una posible estatización inmediata de la ex empresa estratégica nacional.
         En ese contexto, siguen con especial atención la decisión del gobernador de Chubut, Martín Buzzi, quien intimó a los españoles para que en el plazo de una semana presenten un plan de exploración y de explotación para dar cumplimiento a sus obligaciones.

         Algunos habrán leído a Verbitski en el Página 12 del domingo, que decía:                                                                                                                  Las acciones de Repsol dejaron una ganancia próxima al 15 por ciento en un día a quienes las compraron antes del discurso presidencial y las vendieron después. La versión de que CFK anunciaría la nacionalización de YPF o su intervención provocó el desplome de esos papeles, y el incumplimiento de tal vaticinio los hizo rebotar. La prensa de Madrid atribuyó el supuesto cambio de política a una llamada de Juan Carlos de Borbón a Cristina y a una negociación entre los ministros argentinos Julio de Vido y Hernán Lorenzino con el español José Manuel Soria, quienes habrían acordado formar dos comisiones técnicas para analizar la situación de la petrolera española. En cambio omitió toda referencia a la detallada exposición sobre el estrangulamiento del sector energético argentino que en esa reunión hizo el viceministro de Economía Axel Kicillof. Cuando la presidente les pidió explicaciones a sus ministros, Lorenzino mantuvo una dura conversación telefónica con Soria. “Nunca te dije tal cosa. Esto no es un tripartito”, gritó el argentino. El comunicado posterior lo reiteró: la situación de YPF no forma parte de la agenda bilateral. Sería un error deducir del discurso presidencial que el conflicto se ha superado.
El barril de petróleo que costaba menos de diez dólares al concluir la presidencia de Menem, trepó a más de cien al comenzar el segundo mandato de Cristina, lo cual torna intolerables la caída de la producción y las reservas y el incremento de las importaciones. Todavía no se han definido todas las medidas que vendrán, pero la articulación entre el Estado federal y las provincias petroleras para forzar a YPF a cumplir con sus compromisos o perder las concesiones implica una novedad absoluta. ¿Cuánto caerá la capitalización de Repsol en pocas semanas, cuando las provincias comiencen a recuperar las áreas descuidadas y a ponerlas en producción con otros operadores, públicos, privados o mixtos? La opción menos atractiva parece la nacionalización de YPF propuesta por la UCR, un partido que cuenta con algunos abogados de empresas extranjeras como la propia YPF, Shell y Esso, y que tiene alguna experiencia en el pago de indemnizaciones por medidas de este tipo. La reversión a las provincias de las áreas concedidas, la expropiación de las maquinarias por razones de utilidad pública o la compra de la mayoría accionaria en el mercado una vez que su capitalización se haya redimensionado serían caminos más racionales y a la altura de las posibilidades argentinas.                                                                   También podría entrar en discusión el marco normativo impuesto con las privatizaciones, que segmentó la generación, el transporte y la distribución de energía y que ha dado lugar a diversos abusos, desde quienes han encontrado los artilugios legales para su integración vertical, hasta aquellos que se concentran en los nichos más rentables y se desentienden del resto”.

                                           CHUBUT PRESIONA
         Mientras tanto Esquenazi, el ejecutivo de la multinacional española amenaza con levantar campamento y colocar el dinero en Neuquén. Allí intervendría Buzzi como estatizador, asumiendo una posición política que, ni él ni nadie, nunca imaginó ni en el más loco de sus sueños.
         Concretada esta hipótesis, los gremialistas petroleros imaginan un escenario de inusitada conflictividad  en el espacio de tiempo que transcurra entre la reversión de las áreas a las provincias y la puesta en marcha con los nuevos operadores.
El sostén de los puestos de trabajo y el pago de los salarios petroleros son los temas centrales en los que debe estar trabajando Buzzi y sobre los cuales tendrá directa intervención la estatal chubutense Petrominera.
Otro dato para destacar es que en Chubut, a diferencia de San Cruz, la principal operadora petrolera es la inglesa Pan American Energy.-

No hay comentarios:

Publicar un comentario