lunes, 21 de mayo de 2012

¡¡Un papelón!! UNA FINANCIERA EN DERECHOS HUMANOS


         En la oficina de Derechos Humanos de la provincia están funcionando una financiera que brinda créditos a sola firma a empleados públicos dispuestos a pagar intereses usurarios.
El servicio funciona de lunes a viernes en horario administrativo exclusivamente.
        
El insólito escenario del emprendimiento comercial financiero está instalado en la oficina del Estado provincial en la calle Conesa esquina avenida San Martín.
Se atiende al público en el salón central del organismo estatal, avalado por la vista gorda de los responsables permanentes de la repartición, identificados socarronamente como “los dueños del 22 de agosto”.

         Desde la anterior semana llamó la atención de los comerciantes de la cuadra donde está DDHH, el inusual ingreso de vecinos de Rawson, en su mayoría empleados públicos de condición humilde, consultando sobre “una financiera que presta plata a sola firma”.

            USURA LEGAL
         El kiosquito financiero bien puede situarse en las antípodas de la orientación que tienen las políticas de derechos humanos en el mundo.
Las financieras, lejos de aliviar las carencias de los más humildes, somete a los empobrecidos a la voracidad de los prestamistas, calificados en el vocabulario callejero como “los usureros”.
         Se sabe, más allá de la legalidad de las financieras, el negocio de la venta de plata a intereses usurarios constituye una actividad económica despreciable; capturan en todos los casos a los vecinos más castigados salarialmente que quedan cautivos de los capitalistas.

         Tanta cantinela de algunos contra la usura internacional, tanta revolú, y desde una oficina pública que debiera proteger los derechos de las personas, se permite, facilita y estimula el enriquecimiento de vaya a saber qué anónimo financista que cuenta y recuenta billetes a costa de las urgencias de los más pobres.-

No hay comentarios:

Publicar un comentario