martes, 4 de septiembre de 2012

Cárcel de Rawson COMERCIANTE ABUSA DE LOS PRESOS


Derechos Humanos. Los inspectores de la revolucion miran para otro lado.
Familiares de detenidos en la cárcel de Rawson manifiestan malestar ante los abusos de precios que sufren los presos de parte del comerciante que regentea la cantina del presidio.

Los detenidos son mercado cautivo, vale el término, de la cantina que funciona en el interior de la cárcel federal.

Los expertos en Derechos Humanos hacen la vista gorda con los abusos en el presente.

Yerba, té, café, azúcar, leche en polvo, tomates al natural, aceite comestible, conservas y otros alimentos, constituyen las necesidades básicas de los detenidos, insatisfechos con los elementos y la alimentación que les brinda el Estado en su condición de civiles detenidos.

Los presos trabajan en los presidios y como contrapartida reciben un salario.

La resocialización de cada detenido le cuesta al sistema más de 10.000 pesos por mes. Por cada preso. Sin embargo los detenidos deben pagar por alimentos e insumos básicos.

 Una situación curiosa, irregular, que merece una intevencion más rigurosa de parte del Estado nacional.

El funcionamiento de las unidades de detención ha tenido cambios positivos destacados desde 2003 a la fecha.

Quizás el dato más destacado es la posibilidad de los detenidos de trabajar y, como contraparte recibir un salario. Los detenidos giran dinero de su trabajo a sus familias que habitan en otros lugares del país, Pero buena parte del salario ganado queda en el bolsillo del Cantinero.

En la Unidad 6 de Rawson buena parte del dinero recibido por los presos queda en manos del concesionario de la Cantina que funciona en el interior del presidio. El beneficiado es un empleado jerárquico del Estado provincial que ganó la licitación del emprendimiento.
El comerciante no está sujeto a ningún control. Fija los precios que se le antoja y castiga, aún más, a los que pagan con la libertad sus conflictos con la Ley.


El Dr. Carlos Parodi, Delegado Zonal de la Procuración Penitenciaria, es el responsable federal de controlar el funcionamiento interno de la cárcel; su responsabilidad es proteger los derechos de los detenidos, que tienen garantías escritas en la Constitución Nacional.
Parodi propala los abusos de precios del cantinero y dice a toda voz que es Pedro Bravo González, reconocido en el mundo del fútbol regional, en Germinal de Rawson.

Parodi cuestiona de palabra la turbiedad del comercio en la U6, pero no corrige los abusos que sufren los que perdieron la libertad.
Los mediáticos inspectores de la revolucion hacen la vista gorda con los abusos del presente.-

No hay comentarios:

Publicar un comentario