miércoles, 31 de octubre de 2012

Legislatura Chubut EFECTOS RESIDUALES DEL DASNEVISMO



Sigue sin resolución el conflicto de poderes entre la Legislatura provincial y el Poder Judicial por el despido de cinco funcionarios jerárquicos, instalados en la cumbre de la carrera legislativa por obra del ex vicegobernador Mario Vargas.
Pugliesi insaciable. Lo asesora su esposa Ika Martínez. Entre ambos recaudan 60 mil por mes.
             RIÑAS ENTRE DASNEVISTAS
El conflicto se desató a partir de una denuncia judicial formulada por Daniel Pugliesi, esposo de la diputada presidente del Bloque FPV, Argentina Ika Martínez.
Pugliesi aterrizó en Legislatura en 1987 de la mano del entrerriano ex diputado provincial Roque Edmundo Minata. Primero fue secretario personal de Minata y cuando este culminó su mandato quedó de regalo en la planta de personal.
El año pasado, antes de dejar el poder, Mario Vargas había arreglado con el sindicato el reparto de cargos de jerarquía con sueldos formidables para sus allegados y algunas categorías jerárquicas para los empleados más antiguos de la Casa alineados en el gremio. A cambio, el gremio debía hacer la vista gorda con el ingreso de hijos y parientes de los legisladores que culminaban su mandato.
Uno de los puestos era para el dandy Pugliesi. Pero Vargas los traicionó, acomodó a su gente en la cumbre del escalafón y dejó pagando al sindicato.
Pugliese, re loco de enojado, hizo la denuncia en la Justicia asesorado por su esposa diputada Ika Martínez.
Varguitas, patrón de estancia, diputado nacional testimonial. Dejó de clavo a sus amigos.
                  SUELDAZOS PARA LAS COMPAÑERAS
Los funcionarios legislativos acomodados por Mario Vargas, luego despedidos y luego reincorporados y ahora en situación incierta, pero cobrando, fueron:
Guillermo Martoccia, ingeniero, amigo personal de Vargas, ex Secretario Habilitado. Fue beneficiado con una Ley a medida que lo asignó como Director del Digesto Administrativo.
Selva Andrade, abogada, asesora legal.
Paula Mingo, ex Secretaria Legislativa, ahora "Secretaria de Enlace", joven y linda.
Graciela Almeida, esposa de Raúl Pato Azparren, Defensor del Pueblo Dasnevista.
La quinta beneficiada con la política de acomodos en la jerarquía legislativa es una ciudadana de origen boliviano. Carolina Tedesco, que arribó a Legislatura por la vía del ex diputado radical Carlos Díaz, cimadevillista de Puerto Madryn.
Hoy la señora del altiplano goza de una adscripción en el Senado de la Nación, precisamente en el despacho del senador Mario Cimadevilla, con sueldo a cargo del Poder Legislativo del Chubut.

                  HIJOS E HIJAS
También hay bronca entre los empleados por el acomodo de los hijos de las diputadas Nélida Bidu Burgueño y Rosa Muñoz, ambas ultradasnevistas. Y por un tal Alvarez, el esposo de la ex diputada cimadevillista Marta Raso.
Entre bueyes no hay cornadas.
Todos siguen cobrando enormes sueldos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario