domingo, 4 de noviembre de 2012

Charly en ciudad Eva Perón "ME HAGO EL MUERTO PARA VER QUIEN ME LLORA"

 "Y caí en los brazos de la venus de milo". La pantalla de led que estaba detrás de la banda, mostraba una imagen genuina de la venus de Milo, sin brazos. "Caí en los brazos de la venus de milo". Un poco nos sentimos así, no? En los brazos de la venus de milo, que es hermosa, pero no tiene brazos. Hacemos piruetas sin red.

Charly tiene su cuerpo todavía más gastado que la voz. Pero no tanto como Magnetto. Ahora estoy hablando de su voz.

Su lucidez, no se si refleja el pasado o a su inteligencia le agrega sabiduaría (vejez). "El diablo sabe mas por viejo que por diablo". Como sea, Charly García, a sus tantísimos años y todavía más escopetazos, nos genera esas dudas. ¿es brillante? ¿o en su distancia se proyectan las luces, que ya hace miles de años se apagaron? Así son las estrellas.

Lo del diablo. Su voz "cantente" es Rosario Ortega, impecable. Hace su papel sin extramilitarse. Ah, y tampoco se extralimita. Hace su show, baila y canta, pero no deja de acompañar, nunca. Es una militante de la Say No More.

En su performance modo gira, Charly recorre un poco de cada uno de los 60 x 60. Algo de Sui Generis, algo de Seú Girán, algún tema de La Máquina de hacer Pájaros, el violentísimio Charly de fines de los ochenta y principios de los noventa (no toquen), la etapa say no more, los hits que precedieron su "agonía" mas reciente, y alguna cosita nueva, como lo es "Venus".

Sus hits más recientes son contundentes. Claro, refleja su brillo, que lo vemos tarde. Asesíname, "Por darte lo que dí Me convertí en un souvenir. Asesíname". "No aguanto más estar así". Las discográficas editaron eso en el 2003!!!

"Quiero quemar de a poco las velas de los barcos anclados, en mares helados". Eiti Leda también la cantó. Pero el Charly viejo no nos invita al suicidio. Pareciera que todo aquello se lo toma con liviandad. Canta esas canciones para exhibir su genialidad. Pronuncia esos versos como si estuviera diciendo cualquier cosa. Si se escucha con atención viejas versiones de esa canción, todos se cuidan de pronunciar con delicadeza y solemnidad lo que están diciendo.

"Yo me hago el muerto para ver quién me llora, para ver quién me ha usado"; "somos como peces que están fuera del mar".

Corresponsal en La Plata.

No hay comentarios:

Publicar un comentario