miércoles, 13 de febrero de 2013

BAR CIMADEVILLA


Mario Cimadevilla, senador de la Nación, presidente UCR Chubut

Luego de la exposición del canciller Héctor Timerman en la Comisión del Senado de la Nación, se desarrolló el debate donde la oposición trató con pocos argumentos, agresiones e insultos, de derrumbar el memorandum de entendimiento con la República Islámica de Irán. El proyecto, de aprobarse en los parlamentos de ambos países, permitirá al juez de la causa Amia Rodolfo Canicoba Corral, interrogar en Teherán a cinco de los sospechados por la comisión del tremendo atentado que cobró la vida de 85 ciudadanos argentinos hace 19 años.

El senador Mario Cimadevilla, UCR Chubut, apeló a su sólida formación política televisiva para argumentar su “posición política”, citando el ingenio del detective Mac Giver en paralelo con el canciller argentino.

 El discurso de Cimadevilla era más digno de una discusión en un bar, luego de unas cuantas copas, y no en el Senado de la Nación.

                      “CACATÚA”
En el Parlamento también surgió el paralelo entre halcones y palomas con que suelen compararse cuestiones secundarias y otras trascendentes como las que se debatió ayer en la Cámara Alta.
Un senador del Frente para la Victoria refutó a Cimadevilla, sugiriendo que en la dicotomía entre halcones y palomas, tratara de no actuar como una cacatúa.
Los que estudian las aves definen a las cacatúas como simpáticas y muy inteligentes si se comparan con otros pájaros, y a algunas especies se les puede enseñar a realizar sencillos ejercicios y repetir algunas palabras.
Pero Cimadevilla no pertenece al mundo animal y tampoco es simpático.

No hay comentarios:

Publicar un comentario