domingo, 10 de febrero de 2013

LOS TAMBORES DEL RATA



Uno de los más afectados emocionalmente por la salida de Lali Maza del ministerio de Ambiente es el Rata Cármine, amigo de la infancia del vicegobernador Mac Karthy y beneficiario de algunos negocitos con el Estado con los que ganó buen dinero.
El Rata, fue socio de Lali Maza en la bailanta “Bogart”, en A.P. Bell y 25 de Mayo, que luego fue el restaurante donde se engolosinaban funcionarios e invitados, a cargo de la Municipalidad de Trelew, por supuesto.
Cuando Mac Karthy y Lali arribaron al poder provincial, Cármine obtuvo varios beneficios, entre otros un contrato del ministerio de Ambiente para la venta de tambores reciclados para contenedores de residuos, tachos de basura que les dicen. El reciclado consistía en quitar la tapa de los tambores de 50, 100 ó 200 litros y pintarlos de colores y soldarles dos manijas. Pese al escaso ingenio del curro, el Rata ganó decenas de miles de pesos.
Los tambores fueron distribuidos en algunas playas y lugares turísticos de la provincia y significaron un singular aporte al buen ambiente y a la naturaleza.
El hecho se inscribe entre los tantos curros que abundaron y abundan a costas del gobierno desde siempre, pero el reconocimiento de la existencia de “bandos”, expresado por Mac Karthy, la insubordinación de Maza y las autoincriminaciones de personajes menores como Cármine, exhiben un modo organizado de ganar dinero bajo la cobertura política del presidente de Diputados.
Los tambores llegaron a destino
 También llamativo es que el propio Cármine vocifere a las carcajadas, ante propios y extraños, lo fácil que ganaba el dinero “con los tambores que les vendo a Lali en el Ministerio”.
El Rata Cármine es muy conocido en Trelew, nacido en Trelew y heredero de un comercio de sanitarios que poseía en la calle A. P. Bell, al lado de la histórica sede del Frente Peronista. Detrás del mostrador el Rata ejercitaba la fanfarronería, haciendo alarde de los billetes conseguidos y de su astucia para el dinero fácil.
Amante del escolaso en los últimos tiempos se jactaba de su fama por haber viajado a Panamá a participar de un torneo internacional de póker, una de sus debilidades. En otros lugares públicos relataba a boca de jarro sus vacaciones en playas cálidas del exterior y hazañas menores de difícil comprobación y dudoso gusto.

                    “NUNCA PUDO ESTAR CALLADO”
Por su vocación de incorregible bocón dejó pegado por todo el pueblo a su ex socio, el Lali Maza, pero más que a nadie a su compañerito de la infancia y protector familiar en los negocios, el vicegobernador Gustavo.
En la madrugada del sábado en un quincho del barrio de bacanes Las Margaritas y ya saboreando el postre, un grupo de futbolistas del ayer se reían de la desgracia ajena y preguntaban “¿qué va a hacer ahora el Rata con los tambores?”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario