jueves, 18 de abril de 2013

CHUBUT: PREOCUPA AL GOBIERNO DEMORA DE JUICIOS DE DESALOJOS

La Cámara Inmobiliaria seguramente declarará socio ilustre, honorario y maestro de maestros al gobernador chubutense Martín Buzzi por reclamar al poder Judicial mayor celeridad con los juicios de desalojo.
La declaración aparece publicada en el facebook Martín Buzzi, al que se puede acceder por la vía del sitio oficia de noticias del Estado.
                    “NO LO PODEMOS PERMITIR”
La reflexión en la red social que utiliza el jefe del gobierno dice textualmente:
“Queremos trabajar en medidas que beneficien la agilización de juicios civiles y comerciales. Es inadmisible que los juicios demoren una eternidad como producto de un procedimiento que no se ha reformado desde la época de la dictadura militar. Por ejemplo, los juicios de desalojo, que requieren una respuesta urgente, se demoran muchas veces un año y medio, y eso no lo podemos permitir”.
La organización popular aun no corporizó una asociación de inquilinos, tal como el movimiento de inquilinos peronistas de los 70. Pero de manera individual, seguramente, la declaración de Buzzi despierta preocupación e indignación en los miles de jefes de familia que vuelcan sueldos completos en el pago de los alquileres con precios y requisitos fijados de manera arbitraria y “libre” por los propietarios de casas y departamentos que conforman el “negocio inmobiliario”.
El mensaje del gobernador no está dirigido al vecino que alquila “la piecita del fondo” a un estudiante o algún trabajador sin más propiedad privada que la ropa puesta y un televisor, sino a las cámaras patronales afligidas por los reclamos de los propietarios.
La declaración de Buzzi surge en el contexto del debate parlamentario por un Poder Judicial democrático que observamos en esta semana. Es evidente que cada uno interpreta la necesidad de democratizar la Justicia como mejor cree, de acuerdo a sus convicciones y a su extracción social e ideológica.
                         UN SUELDO POR MES
Yendo a cuestiones más urgentes, vale subrayar el tremendo precio del alquiler de un departamento, o de una pieza en Comodoro o en Puerto Madryn, que supera largamente un salario convencional; las maniobras especulativas de los propietarios de miles de viviendas deshabitadas a la espera de la elevación de precios producto de la demanda que generan ellos mismos y además, las exigencias a las que son sometidos los miles de inquilinos, tales como mes adelantado, mes de garantía, certificados policiales y recomendaciones varias.
Pero la preocupación, la solidaridad política y el lobby estatal, en esta oportunidad, está dirigida a los propietarios de viviendas y al gremio del negocio inmobiliario.
¿A quién irán a reclamar los inquilinos desalojados?
Para fortuna de las mayorías que no tienen nada, la presidenta Kirchener defiende los intereses de los más vulnerables. 


No hay comentarios:

Publicar un comentario