lunes, 1 de abril de 2013

EL TESTIMONIO DE SOLARI YRIGOYEN



"Si bien estábamos todos incomunicados en el Pabellón 8 de Rawson, con la intención de que no trascendieran al exterior los tormentos recibidos, tuve ocasión de ver a Amaya por última vez en el baño, tenía la cabeza partida, estaba morado por los golpes y hablaba con dificultad. Alcanzó a decirme: -Estoy muy mal.
Agustín Tosco, de Luz y Fuerza, luego de su liberación. A su lado Solari Yrigoyen.
"Amaya, desahuciado por los médicos, fue trasladado al hospital de la cárcel de Villa Devoto. Su madre, que fue autorizada a verlo, pasó frente a su cama del hospital sin reconocerlo por el estado en que se encontraba como consecuencia de los sufrimientos que se le habían infligido.
 
"Por la noche, esa dama de gran temple, le relataría entre sollozos a mi señora, en nuestro departamento en Buenos Aires, donde se alojaba en esos días, el doloroso encuentro."


Amaya falleció el 19 de octubre de 1976. Tenía 41 años.

No hay comentarios:

Publicar un comentario