lunes, 17 de junio de 2013

Consejo a un montonero "DEDÍQUESE A PINTAR AL DIABLO"


Hace algunos años, junto a Vaca Narvaja y otros compañeros tuvimos una larga entrevista con Jorge Bergoglio, el actual Papa, por aquel entonces arzobispo de Buenos Aires. 
Durante un buen rato reiteré las críticas, fundadas en los hechos que nos tocó protagonizar sobre el comportamiento de las autoridades eclesiásticas durante la dictadura. Bergoglio permaneció en silencio con la cabeza gacha, sin pronunciar palabra. Recién lo hizo cuando cité al padre Jorge Adur y su rol como capellán del Ejército Montonero. Allí recordó una vieja amistad cuando iba a tomar mate y charlar con Adur. Luego vinculó dos cuestiones que me llamaron la atención. Una, relacionada con un relato del chaqueño Luis Landriscina donde este culminaba un cuento costumbrista con un remate final que se refería a la lejanía e invisibilidad de los dueños del capital.

Bergoglio vinculó esta situación con una tradición bíblica donde aparece el diablo como alguien que, sin ser visto, provoca desdichas y enfrentamientos, por lo que existe la necesidad de “pintar al diablo”. Asimiló al capital con el diablo y planteó la necesidad de hacerlo visible e identificarlo, para que sepamos cómo interviene en nuestra vida cotidiana. Al terminar la charla me saludó diciéndome: “Dedíquese a pintar al diablo”.

Esa fue mi única relación con este hombre, de controvertida actuación durante la dictadura, aferrado a un pensamiento fuertemente conservador en cuestiones vinculadas a los dogmas de la Iglesia y cuestiones morales, aunque preocupado por los temas y la situación social. Con posterioridad lo vi, en un par de ocasiones, caminando desapercibido en la Plaza de Mayo, con ropas de calle y una gorra, en medio de manifestantes con los que estábamos reclamando por reivindicaciones sociales.


Páginas 500 y 501 del libro “Montoneros, el peronismo combatiente en primera persona”. De Roberto Perdía, ex segundo jefe de la organización guerrillera.

No hay comentarios:

Publicar un comentario