jueves, 29 de agosto de 2013

FUNCIONARIOS DE CORFO MOCHILA DEL FPV

-       
En el dasnevismo de Rawson valoran mucho el aporte concreto, aunque involuntario, de los funcionarios de primera y segunda línea de Corfo.

La continuidad  de Ana Amato, presidenta de la institución, fue  salvada por intervención directa de Norberto Yauhar luego del desastre electoral primario. Pero, superada la instancia, bien podría corregir cuestiones de política administrativa que le competen y que han lesionado su gestión.

Carcomidos por limitaciones propias y por funcionarios de medio pelo.
 Según el secretariado privado de las oficinas Amato está “como turco en la neblina”, situación que permite movimientos libres y sin complejos de parte de la segunda funcionaria Claudia Mundet, gerente general de Corfo.

Esta última, radical original de Sarmiento, instruye la adjudicación de generosos subsidios directos y préstamos a cooperativas e instituciones varias, algunas de las cuales están flojas de papeles y flacas de argumentos como para percibir cifras suculentas.

                                                    LA VIGENCIA DE SANDRO
Mientras esto ocurre, más abajo, el jefe de la administración del Personal, Sandro Pena, disfruta como loco de los beneficios que le reditúa premiar a un selecto grupo del personal con la “Prolongación de Jornada”.
"Estoy pasando un gran momento..."

Esta figura contemplada en el Estatuto de Corfo significa un aumento de sueldo del 25% al 30%, a cambio de laborar 2 horas más.
Pero el plato fuerte son las contrataciones directas para la reparación de vehículos oficiales, los servicios de mantenimiento de vehículos de alta gama y la compra de repuestos y otros servicios.

Para garantizar “transparencia” Sandro Pena borró al titular del Departamento Automotores y puso gente de "su" confianza. La de él, claro.


El turbio manejo de recursos financieros en la conducción,  los sobreprecios  que paga la administración pública a dudosos comerciantes en la burocracia intermedia, los manejos irregulares de funcionarios originales del último gobierno radical, que siguieron en el dasnevismo y se fortalecieron en el buzzismo, inflaman de fastidio a decenas de empleados y luego sumergen a todos en el escepticismo. Y aportan parcialmente a definir el comportamiento electoral.

No hay comentarios:

Publicar un comentario