miércoles, 16 de octubre de 2013

Fondos buitre OPOSITORES MIRAN PARA OTRO LADO


Los candidatos opositores a Cristina Kirchner, Mario Das Neves del PACH y Eduardo Conde de la UCR evitan pronunciarse sobre cuestiones centrales de la política nacional que exigen posiciones claras.


Un tema clave es la demanda judicial en tribunales norteamericanos de los fondos buitre contra la Argentina, que pone en riesgo la política de desendeudamiento, que cuestiona nuestra soberanía nacional y que afecta el destino de todos sin excepciones.

El silencio de los opositores se parece bastante a tener complicidad con los buitres.

Sabida es la postura vendepatria de los medios dominantes, de casi toda la oposición y el rol de gerentes de la banca internacional de sus cuadros televisivos, tales como Martín Redrado, Martín Lousteau, Alfonso Prat Gay, Elisa Carrió.

La propuesta de retornar sin restricciones al endeudamiento externo, de reincorporar a los bancos privados a la timba con los aportes jubilatorios, la devaluación de la moneda que estimula De Mendiguren (candidato y dirigente industrial), la inflación programada que pone techo a los reclamos salariales, son el centro de gravedad de la propuesta electoral sintetizada por Sergio Massa ante los grandes empresarios.

Nuestro Mario Das Neves se integrará naturalmente al futuro bloque de Sergio Massa, que contiene en su lista a dirigentes del macrismo. Allí el chubutense va a convivir con el duhaldismo residual integrado al massismo,  en alianza con el socialismo amarillo y las heterogéneas expresiones provinciales, juntados en un antikirchnerismo a secas.

                                                                      EL CONDE
Eduardo Conde, es una disciplinada manifestación del radicalismo oficial y como tal, si obtiene el voto popular, quedará encuadrado en el Bloque de la UCR.


El principal partido opositor, expulsado del gobierno por el pueblo en 2001 a un costo de 36 jóvenes asesinados por la policía, transitó esta última década en cerrada oposición a todo, a favor de los grupos económicos más poderosos como la Sociedad Rural, obedeciendo mansamente la agenda marcada por “Clarín”, cuestionando la asignación universal, la aplicación de la Ley de Medios y arrojando a la basura banderas y principios. 

Cuando hubo algún pleito económico con capitalistas de otros países o con Inglaterra por Malvinas, sin dudas, 
los radicales se sumaron a defender intereses extranjeros.


A ese grupo se quiere a integrar el ‘amigo’ Eduardo Conde.

No hay comentarios:

Publicar un comentario