miércoles, 2 de octubre de 2013

Suman hoy 40 millones GRAVES EFECTOS ARROJA EL EMBARGO DE LOS JUECES

Mac Karthy, Buzzi, Banbaci, Pinda Fernández, Dufour y Lali Maza.


En Legislatura rebotó con fuerza esta mañana el relato de un enfrentamiento a puteadas entre el gobernador Martín Buzzi y el presidente de Banco del Chubut S.A. Rubén Felipe Banbaci.

La pelea, claro, fue por plata.

                        UN BANCO GENEROSO
El Ejecutivo observa con angustia el efecto dominó se produce con los embargos planteados por magistrados y jueces contra las cuentas de la provincia en el Banco del Chubut. Se ejecutaron 40 millones hasta hoy.

Mientras los Jueces cobran su salariazo se reproduce el reclamo de aumento de sueldos de docentes, empleados de salud y los propios empleados judiciales que miran la fiesta de afuera.

Y el Banco del Chubut S.A. en extraña autonomía y neutralidad política, está haciendo lugar a más embargos, lo que derrumba el esquema financiero en curso y reduce la ejecución de obras para evitar problemas en el pago de los salarios de los empleados públicos. Esto de "bajar obras" lo anticipó el ministro de Gobierno Javier Touriñán.

En definitiva, si el Estado reduce obra pública para juntar plata para pagar los amparos de los Jueces, los más dañados serán los albañiles de la UOCRA, los más pobres entre los trabajadores.

La Ley del gallinero en la vida real.

Pero Buzzi y Banbaci no se peleaban por el bienestar de los albañiles, dicen las fuentes.

            LA MANO DE KUKI

Hay que observar que el Directorio y el Banco todo, están bajo conducción política de César Mac Karthy, el ex intendente de Trelew, ex diputado nacional, ex senador nacional, ex funcionario menemista, padre del vicegobernador y además jerarca del aparato partidario. 

En "la mesa chica" de su empresa política, el Frente Peronista, funcionan “el Pinda” Alejandro Fernández Vecino, miembro del Directorio y el presidente de Banco del Chubut Rubén Banbaci.

El análisis indica que la generosidad del Banco para con los Jueces apunta en realidad a lesionar de gravedad al gobernador Buzzi por la vía de provocar fisuras en el ministerio de Economía.

Caso contrario hay que creer que el presidente y los directivos del Banco son inocentes administradores, rigurosos y asépticos funcionarios que resuelven sobre millones y millones de pesos sin criterios, ni orientación, ni objetivo político alguno.

 La pelea entre Buzzi y Banbaci no se supo cómo terminó.

No hay comentarios:

Publicar un comentario