martes, 3 de junio de 2014

Trelew a contramano ¿MÁS ESTADO O MÁS MERCADO?

La Cooperativa Eléctrica es la empresa estratégica de la ciudad superando en importancia, en el plano económico, al municipio, por la vitalidad de los servicios que presta y por el dinero que recauda cada mes rigurosamente, aun en crisis institucional, con graves hechos de corrupción y con enorme desprestigio.

Trelew es una ciudad de servicios y su actividad económica depende centralmente de la inversión en salarios del Estado provincial y municipal y de la actividad comercial que genera el consumo de los empleados y la provisión de bienes de consumo a los pobladores de Gaiman, Dolavon, 28 de Julio y también de Rawson.

Buena parte de estos dineros se los llevan las cadenas de supermercados que tributan en Buenos Aires y las máquinas tragamonedas de los casinos.

La producción del parque industrial textil está deprimida al extremo y la producción del valle es aun incipiente. El singular movimiento que provoca la industria de la construcción tiene directa relación con la obra pública.
Los recursos de la etapa de crecimiento económico a tasas chinas fueron utilizados en una obra de embellecimiento que nunca concluyó y algunas cuadras de asfalto que pagan los vecinos.
El proyecto más ambicioso planificado en la intendencia es el de una playa de estacionamiento. 

En Trelew el gremio más poderoso, lejos, es el de los médicos privados. Médicos privados que cobran los recursos de los pacientes de la obra social del Estado.
Comparte el éxito económico el gremio de los abogados, defensores o querellantes del Estado.
El gremio más numeroso es el de los empleados de comercio.
Y el sindicato estratégico es Luz y Fuerza.
El resto de las organizaciones de trabajadores, con altas y bajas en su intensidad política, corren con muletas detrás de la crisis.
Algunos dramáticamente como los sindicatos de los albañiles y de los textiles que sufren la peor peste que es la desocupación.

La Sociedad Rural Valle del Chubut siempre ha tenido representantes en los sucesivos gobiernos de la Cooperativa Eléctrica. Por lo tanto también tienen responsabilidad política en el saqueo de la institución.


La Cámara de Comercio, el gremio de los propietarios de los comercios pequeños está a favor de sostener la Cooperativa Eléctrica. Pero sus dirigentes lo dicen con timidez.

El traspaso de la cooperativa de propiedad social a una sociedad política- económica privada, sería la primer acción de un cambio de configuración del mapa económico local; donde los poderosos de hoy van a concentrar mucho más poder económico y político mañana y pasado mañana, a partir de administrar el negocio más seguro que queda en el pueblo: la venta de energía eléctrica en un mercado cautivo.

El proceso de deterioro y desprestigio de la Cooperativa es semejante al que sufrieron las empresas estatales hasta los años 90 cuando se produjo el desguace del Estado.

Y ya en manos privadas los concesionarios aumentaron las tarifas, transfirieron el patrimonio de valor que quedaba a otras empresas, desinvirtieron y sin parar de recibir subsidios estatales procedieron a esquilmar los bolsillos de todos los argentinos y de inmediato fugaron las ganancias hacia países con paraísos fiscales.
       

Entonces ante la fundición y la crisis permanente y provocada de la empresa cooperativa, ¿qué deberíamos proponernos?, ¿más Estado o más mercado?

No hay comentarios:

Publicar un comentario