martes, 15 de julio de 2014

EL PIBITO

El intendente de Trelew Máximo Pérez Catán se refiere en tono burlón al subsecretario de Trabajo Federico Ruffa, identificándolo como “el Pibito”.
Ruffa tiene 33, 34 años de edad.

El ninguneo político del intendente busca minimizar al funcionario que interviene por responsabilidad institucional en el proceso de descomposición y vaciamiento que sufre la Cooperativa Eléctrica y que ingresó en etapa terminal en los últimos años, con Pérez Catán en el comando.

Matilde Menéndez, referente de Pérez Catán en los 90.

Recordemos cuál era la actividad del veterano Máximo Pérez Catán cuando tenía edad “de pibito”.
La cuenta dice que cuando Pérez Catán tenía 33 ó 34 años, año 1992, era el alegre secretario privado de la interventora del PAMI, la médica psiquiatra Matilde Menéndez, síntesis de la década menemista, símbolo de la corrupción, la frivolidad y la ostentación de la riqueza fácil a costa del hundimiento nacional, el desempleo, la miseria y el hambre de millones de argentinos.

A la misma edad, Ruffa asumió la vice jefatura del gabinete provincial en circunstancias políticas complejas, y luego la Secretaría de Trabajo, abordando con virtudes y problemas, conflictos salariales, crisis de empleo y, progresivamente la protección de la Cooperativa, fracturada por responsabilidades políticas de, entre otros, el indolente Pérez Catán.

No fue nunca tapa de la revista “Caras”, ni comensal en la jarana de la dulce vida de la pizza con champán, ni de la farándula menemista.


Pero su protagonismo en esta etapa política de nivelación social y distribución más justa en toda la Argentina, dan a Ruffa varios y buenos motivos para sentir orgullo. Más aun siendo un pibe conciente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario