domingo, 10 de agosto de 2014

Maderna "NI YANQUI NI MARXISTA"



El candidato a intendente Adrián Maderna reunió a casi mil vecinos  movilizados de a pie hasta el barrio Echepare para escuchar un discurso pleno de autorreferencias y llamados a la honestidad, la convicción y el esfuerzo.
 

Algo pasado de vueltas, el candidato que se lanzó sin permiso del jefe del Frente Peronista, anunció que hace campaña para permanecer ocho años en el gobierno.
 Los conocedores del paño advierten que la mayoría de los presentes son desertores de la agrupación de los Mac Karthy, quienes ya tendrían cerrado su retorno al mariodasnevismo.



Parafraseando al Cura Segundo consideró que “con yuyo cualquiera es brujo”, refrán con el que justificó el dinero con que sostiene su campaña electoral.


“Charlo con cada vecino desde las seis de la mañana hasta las once de la noche como hice siempre y lo voy a seguir haciendo”, publica el diario “Jornada”.


Jactanciosos los trelewenses dicen pertenecer a la ciudad más politizada del Chubut. Sin embargo Maderna cabalga sobre la campaña política sin hablar de política. 

Los derechos humanos, la falta de trabajo, los servicios públicos colapsados, la Cooperativa quebrada, el sin rumbo del Estado municipal, la distribución del dinero que genera el petróleo, por ejemplo, no forman  parte del discurso del candidato que confiesa en un derroche de sinceridad que “el único proyecto es ganar las elecciones”.


                                            NI YANQUI NI MARXISTA

Un militante peronista contaba que en una reunión barrial fue invitado a revelar su orientación ideológica, a lo cual Maderna respondió con la consigna que más le gusta: “Ni yanquis ni marxistas, peronistas”.
 

La frase grito de guerra de la derecha peronista violenta, fue la amenaza sectaria contra “los zurdos”, la Jotapé y los Montoneros, a quienes desde el Ministerio de Bienestar Social comenzaron a perseguir, capturar, torturar y asesinar desde principios de 1975, en el gobierno de Isabel y López Rega.


Pero a Maderna nadie le avisó nada de aquel asunto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario