martes, 26 de agosto de 2014

MAL TRAGO PARA MÁXIMO PÉREZ



El 22 de agosto en el aeropuerto viejo, militantes de La Cámpora borraron la sonrisa del intendente Máximo Pérez Catán.
"No hay respeto..."
Mientras el jefe del gobierno elaboraba con dificultad unas oraciones de homenaje a los fusilados de Trelew, los muchachos y las pibas comenzaron a gritarle “callate traidor”, “vendepatria”, “buchón” y otras calificaciones políticas.


Las voces de reprobación se escucharon por LU20. Pero no hubo comentarios del cronista. Tampoco se publicó el incidente político en los diarios de papel, ni hubo referencias en las FM. Pero Máximo Pérez se ocupó de darlo a conocer en twitter, aunque confundiendo a los autores, así que más tarde tuvo que salir a pedir disculpas. Por el twitter, claro.


Los repudios de La Cámpora responden a las habituales amenazas y patoteadas que realiza  el grupo de choque de Máximo cuando descubre la presencia de pibes de otras agrupaciones en los barrios. El territorio está alambrado, dice la militancia.


Detrás del discurso contemporizador, amable hasta la exageración, el intendente Pérez Catán oculta una práctica autoritaria y violenta, sostienen sus víctimas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario