domingo, 8 de febrero de 2015

DUFOUR ENFRENTÓ A LOS RURALISTAS



Valiente, la ministra de Desarrollo Territorial Gabriela Dufour asumió ella sola la responsabilidad política de defender al gobierno nacional, al suyo propio y  fue severa tomando distancia de la acusación de corrupción que arrojó para todos los administradores del Estado el fiscal de la democracia Luismi Etchevehere.



Dufour fue silbada y abucheada en varias oportunidades en el desarrollo de su discurso.

Pagar impuestos genera tanto odio en los ganaderos que pierden la compostura. Ya no respetan a las mujeres los señores de las camionetas cuatro por cuatro.


Dufour, sola en el escenario, soportó con serena firmeza, sin dejarse intimidar, las agresiones de los valientes demócratas varones del campo. Millonarios mañeros para pagar impuestos. 


Los discursos fueron transmitidos por el Canal 7 de Rawson. El  sonido aunque de baja calidad, transmitía opacos y permanentes aplausos y ovaciones para Etchevehere y Merlo. Y gritos y silbatinas reiteradas cuando habló Dufour.


Muy extraño el silencio de Buzzi, e incomprensible la especulación de reservarse y no salir en defensa del gobierno nacional y en defensa propia.
Buzzi se quedó en el molde, digamos.


El garrón de las acusaciones, las chicanas electorales y la calificación de “paupérrimos niveles de la educación y la salud”, fue compartido por los ministros de Gobierno, Javier Touriñán, de Educación Rubén Zárate y de Salud Manuel Corchuelo Blasco. Todos comodorenses. También pasó el mal trago el presidente de Corfo Claudio Mosqueira.

1 comentario:

  1. Que fotografía de la realidad nacional, lo sucedido en la Rural de Comodoro.
    Un ruralista denunciado por negrero por el trato a sus trabajadores y denunciado por su familia por la administración fraudulenta de la herencia dilapidada, hablando de la honestidad ajena, la moral republicana y la justicia impoluta.
    Reclamando en un ámbito de gente educada, civilizada y "de bien" por la democracia, la educación y la justicia, el valor del dólar y las retenciones; escuchado por muchos y victoreado burlonamente por otros cuantos. Eso sí, al tiempo de tener que escuchar a quien se les para enfrente para decirles que piensa distinto, estos abuchean furiosos, gritan, insultan y acuden a los calificativos más denigrantes como demostración de SU educación, respeto y tolerancia.
    Dos postales de Civilización y Barbarie, mitos y realidades, mediopelo y pueblo, ideología neoliberal y proyecto nacional.
    Cuántas más vivimos a diario!

    ResponderEliminar