martes, 24 de marzo de 2015

GATOLANDIA



Máximo Pérez Catán, Gustavo Mac Karthy y Adrián Maderna, profesionales de la función, versiones locales del peronismo domesticado, conservadores y conversadores,son las opciones que por derecha ofrece la política partidaria en Trelew.

Mac Karthy y Pérez Catán acumulan entre ambos 10 años de gestión continua en los cuales no pudieron terminar un boulevard en el centro de la ciudad, ni aliviar el drama sanitario del derrame cloacal en los barrios del Norte y Echepare, ni organizar las condiciones para evitar la “conurbanización” frente al parque industrial, ni detener el hundimiento de la Cooperativa Eléctrica, ni crear un puesto de trabajo genuino.

………………………………….

El lanzamiento oficial de la reelección de Máximo Pérez se posterga semana tras semana desde el año pasado. Mientras tanto crece el enfrentamiento entre las dos agrupaciones de funcionarios que proclaman su nombre; la ciudad está en situación de abandono y los diarios citan encuestas que lo ubican tercero.

La calidad de la gestión Pérez Catán y la intervención de su gente en los negocios de la noche habrán inspirado al autor del grafiti de más arriba.

........................................................
Adrián Maderna informó a sus militantes más activos haber acordado un pacto de no agresión con Mario Das Neves.

El arreglo indica que Maderna nunca criticará a Mario Das Neves y a cambio Das Neves dejará que sus militantes corten boleta a su gusto, sacrificando a Pérez Catán.

.............................................................
En la segunda quincena de febrero las columnas editoriales de diario “El Chubut” destacaron que Pérez Catán abriga en su Gabinete a personajes vinculados a negocios turbios. El propio Das Neves aludió a nuevos grupos irregulares que “todos sabemos quiénes son”. El diputado no dio nombres pero algunos interpretaron un mensaje hacia el interior del municipio de Trelew. Máximo ni se dio por enterado.

En sucesivas ediciones, el diario sugirió el despido de los funcionarios, Carlos Arzán, Miguel Roldán y Julio Tartaglione. Los compañeros “son muy desprolijos”, es el eufemismo de los maximistas viejos. El tercero es cuestionado por ineficiente, nada más.


Y Pérez Catán demora la purga, la imagen de su gestión se resquebraja cada día, asoman pequeñas corruptelas personales de funcionarios que están a su lado. Otros funcionarios insultan a los pibes municipales por “andar con Maderna”, disolviendo las dudas de los testigos indecisos, acelerando la fuga de votos, sembrando el germen de la duda en la tropa propia, profundizando la interna de la interna.


La crisis en Gatolandia puede arrastrar al fracaso al proyecto electoral de Das Neves.

No hay comentarios:

Publicar un comentario