viernes, 29 de mayo de 2015

Sindicato de Prensa GREMIO DIFÍCIL



El sindicato de prensa del noroeste del Chubut está intervenido por la organización nacional a raíz de una impugnación formulada contra uno de sus dirigentes. El interventor es Flavio Frangolini, reconocida expresión del Sindicato de Prensa de La Pampa y miembro de la Federación Argentina de Trabajadores de Prensa.

Los afiliados del sindicato local impugnaron la participación en la lista de Adolfo Pérez Mesa, porque además de trabajar en diario “El Chubut” es propietario de una radio de frecuencia modulada. La doble condición de asalariado y propietario de un medio constituye una incompatibilidad que será corregida. Pérez Mesa es autoridad en el gremio desde hace décadas. Y el hombre no es alcahuete de nadie.
En Junio próximo los afiliados reelegirán por un tercer período a Rayo Moraga, reportero gráfico de “El Chubut”.
Más allá de algunas manifestaciones de malestar por lo bajo, en esta próxima elección tampoco habrá lista opositora.
A la actual conducción le cuestionan apatía ante los empresarios periodísticos, indiferencia o complicidad ante los despidos de periodistas, falta de convicciones en los reclamos de mejores salarios y condiciones laborales, descuido por los afiliados, entre las observaciones menos fuertes.
En el plano político el sindicato de prensa apoyó al gobernador Martín Buzzi en Casa Abierta, pero a la semana expresó su público respaldo a Mario Das Neves, según consignan algunos periodistas, insatisfechos con los saltos de garrocha de la conducción.
                              LAS PEORES PATRONALES
Por sobre las críticas hay que señalar que el ámbito de la prensa es de los más adversos para la actividad sindical. Por la intransigencia de las patronales periodísticas para aceptar el diálogo de partes y por el individualismo que suele caracterizar a los trabajadores periodistas. Y además las diferencias de los periodistas con los reporteros gráficos, con las chicas que limpian, con los administrativos, con los choferes y otros profesionales; es un culto el arreglo individual.
Los conflictos en las redacciones nunca nunca constituyen una noticia en los otros diarios, en las radios o en la tele. Los trabajadores de prensa son invisibles para las publicaciones periodísticas, para el público. La democracia sindical y los derechos laborales que propagan los medios como banderas propias, se extinguen en las redacciones y en los sucuchos de las radios puertas adentro. El poder institucional, los políticos y los candidatos a funcionarios, en todas las circunstancias, siempre, se apoyan, defienden y sostienen con dinero de la publicidad oficial el poder de los dueños de los medios de comunicación.
Funcionarios de medio pelo advierten a los cronistras que no molesten porque cobran sus sueldos gracias a la generosidad de la publicidad estatal. Y los dueños de los medios advierten a los cronistas que no molesten a los funcionarios porque cobran el sueldo gracias a la pauta publicitaria estatatal... Y es verdad.
Así las cosas, ante un conflicto entre el gremio y las patronales de la prensa, no hay Secretaría de Trabajo, ni abogado, ni juez, ni cura que falle para el lado de los más débiles.

1 comentario:

  1. "El interventor es Flavio Frangolini, reconocida expresión del Sindicato de Prensa de La Pampa y miembro de la Federación Argentina de Trabajadores de Prensa" PELIGROSO PERSONAJE, CON DENUNCIAS POR VIOLENCIA DE GENERO, PORTACION ILEGITIMA DE DROGAS Y ARMAS.... MMmmmm fiero, fiero.

    ResponderEliminar