miércoles, 17 de junio de 2015

"Ruffa diputado" TRABAJADORES EN NEGRO EN SECRETARÍA DE TRABAJO



El secretario de Trabajo Federico Ruffa se proclama candidato a diputado provincial, relanzado en estas horas por la promoción mediática que le brinda el programa Primer Empleo del gobierno provincial.
Detrás de Ruffa la subse Joana Peralta,.Con mayor formación política y base social que se puede verificar, sería mejor candidata.

Ruffa integra la agrupación de funcionarios “Los Altares”, conjunto de profesionales que comanda José Glinski, eyectado del gobierno por Martín Buzzi. Cuando el gobernador despidió a Glinski del gobierno se aguardaba la renuncia en masa de los directivos de “Los Altares”, pero decidieron quedarse y “pelearla desde adentro…”.
“Los Altares” asomó a la política provincial como expresión del kirchnerismo sin impurezas, pero en el desarrollo de la gestión quedaron entrampados en complicaciones políticas, administrativas, penales, conspiraciones contra sus subordinados internos, ambiciones apresuradas y contradicciones de clase, prácticas liberales y balas de azúcar. La nueva generación de políticos “maduró pronto”.
Ruffa tiene pendiente resolver la ilegalidad que sufren los trabajadores en negro empleados de la Secretaría de Trabajo, Planes de Empleo y otras variantes de la precarización laboral. En asamblea con sus trabajadores el funcionario lamentó: “No puedo hacer nada”, en favor del pase a planta de los irregulares crónicos que habitan en el Estado provincial y que suman miles en los municipios. Y rogó para que no se entere la prensa de las irregularidades de su administración.
                          TERCERIZACIÓN LABORAL
Otra de las calamidades que sufre el sector laboral en el Estado es la Tercerización laboral, sistema de empleo instrumentado con fuerza desde los 90. Las empresas “tercerizadas” realizan tareas periféricas en sectores del Estado, tales como limpieza, vigilancia y mensajería. Estos trabajadores cobran salarios equivalentes a una tercera parte de lo que reciben los de planta permanente por la misma tarea; sufren derechos laborales inferiores que el resto y no gozan de ninguna estabilidad laboral.
El secretario de Trabajo tiene bajo su mando a trabajadores de Planes Sociales y contratada una empresa privada tercerizada para la limpieza de las oficinas. Este fenómeno de explotación laboral en las reparticiones públicas que deben combatirla, también se produce en el ministerio de Educación, con la contratación de cooperativas de Trabajo; estos trabajadores pobres de “la economía social” no tienen derechos laborales, ni vacaciones, ni aguinaldo, ni horas extras,  ni realizan aportes jubilatorios, ni tienen sindicato, ni nada.
Podrían incorporar los empleados en negro al método del Primer Empleo.
También Ruffa acumula el descontento de los empleados de algunas dependencias de Rawson y de Puerto Madryn que denunciaron que los edificios alquilados no tienen gas de la red, sufren problemas de electricidad y no guardan las exigencias de seguridad e higiene que, precisamente, la Secretaría debe garantizar para todos y todas. Unos cuántos de los edificios públicos son verdaderas ratoneras, tienen problemas de cloacas, superpoblación de empleados en espacios reducidos, sin salidas de emergencia, sin planes de contingencia ante un potencial incidente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario