domingo, 20 de noviembre de 2016

del Página/12 MACRI, OLIGARQUÍA DIVERSIFICADA

Su familia proviene de Calabria y cruzó el Atlántico hace apenas 70 años. Su abuelo Giorgio Macrì fue uno de los creadores en las postrimerías de la segunda guerra mundial del Partido del Hombre Común, l’uomo qualunque, que expresaba los temores y la insatisfacción de las clases medias con la democracia que sucedería al fascismo. La ideología qualunquista era antipolítica, con desconfianza de lo público, rechazo al pago de impuestos y exaltación del individualismo. Ese partido obtuvo un buen caudal de votos en la primera elección de posguerra, hasta que el Vaticano intercedió ante los Estados Unidos victoriosos, cuyas tropas aún ocupaban Italia, para que la fuerza escogida como contención del comunismo no fuera el qualunquismo sino la democracia cristiana. Giorgio se dirigió a la Argentina en 1946 y tres años después lo siguieron sus hijos, Franco, Tonino y Pia. Franco se casó con la rica heredera Alicia Blanco Villegas, que apenas era una adolescente, y en 1959 dieron a luz al primogénito que hoy preside la Argentina. Tonino tuvo a Jorge, el primo inteligente de Maurizio, y Pia a Angelo Testaferra, el propietario nominal de las empresas familiares. Con 26.381 hectáreas en la provincia de Buenos Aires (18.000 adquiridas entre 1989 y 1996), el Grupo Agropecuario Blanco Villegas integra la cúpula de los mayores propietarios del país. Los accionistas del grupo son la madre del presidente Macrì, su tía Lía Esther Blanco Villegas, su hermano Gianfranco Macrì, su tío Jorge Alberto Blanco Villegas y su esposa Argentina Cinque y Julio H. D’Hers, quienes poseen las sociedades Cabalgando, Quequén Grande, Agropecuaria San Juan de Deane, Las Tijeretas, Los Aperos, El Tinglado, El Jilguero, El Patacón, La Cebadilla, La Reserva y cuatro condominios. Maurizio, con z, es como le llama toda la familia paterna, que no se ha desprendido de la cultura originaria, Macrì acentuado en la ì es la grafía original calabresa. El hermano de Alicia, Jorge Alberto Blanco Villegas, fue presidente de la Unión Industrial, por su armaduría de kits importados, instalada en el paraíso subsidiado de Tierra del Fuego. También fue concesionario de FIAT cuando los Macrì dirigieron su operación y presidió el Banco Comercial. Difícil encontrar mejor paradigma de la oligarquía diversificada que describe en sus trabajos teóricos Eduardo Basualdo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario