domingo, 22 de enero de 2017

"AMÉRICA DEL SUR NO NECESITA MÁS FRONTERAS, SINO MENOS"

por GABRIEL FERNANDEZ *
Como la temática vuelve a introducirse, es pertinente refrescar algunas ideas. La riqueza humana de América latina está en el mestizaje, que nos involucra a todos, y no en la pureza racial. No somos europeos, no somos pueblos originarios. Somos hombres y mujeres de este tiempo que han sintetizado en su ser y en su accionar aquellas historias. Especialmente en la Argentina la dignidad se elevó cuando tantos migrantes del interior dejaron de ser indios para ser trabajadores argentinos y cuando los migrantes europeos dejaron de ser gallegos, tanos, alemanes, “turcos” o “rusos” para ser trabajadores argentinos.
El planteo racista de ser Europa en América o de ser Nación Indígena con fronteras divisorias de los países del Sur, combina muchos factores equívocos: el primero es la idealización de algún pasado, cualquiera de ellos; luego, la no admisión de su irrecuperabilidad; pero sobre todo, la apuesta por la división regional que nos debilita en lugar de impulsar la integración. América latina, que creció concreta y notablemente a través del establecimiento del Mercosur primero y del Unasur después, no necesita más fronteras, sino menos. Pero eso no es todo.
Efectivamente resulta preciso plantear el tema y luchar contra la presencia de las empresas de Lewis y Benetton, entre otros, en nuestro territorio nacional. Y ningún argentino –sepa que lo es, o no- debe ser reprimido por bregar contra esas compañías. En el tema tierras, como en Malvinas, como en la soberanía financiera y en la industria nacional, el gobierno macrista y varias gestiones provinciales demuestran que operan en beneficio externo y no a favor del país cuyo Estado comandan.
Entonces, un problema central es resolver cómo retomar la administración de los resortes esenciales de la Nación; a partir de allí disponer las medidas precisas para garantizar la soberanía en todos los órdenes. En ese marco, otro de los pasos que será imprescindible adoptar es impedir el surgimiento de quiebres territoriales en el seno de la propia República Argentina. Y desplegar una tarea económica, comunicacional y cultural adecuadas e imbricadas, para que ningún sector de nuestra sociedad pueda sentirse ajeno a ella y alzar en su interior banderas de otros estados, por muy originarios que pretendan ser.

§  Director La Señal Medios / Sindical Federal / Area Periodística Radio Gráfica

1 comentario:

  1. Un ejemplo de tarea económica, sanitaria y cultural que logró una integración de las migrantes de la 2º mitad del S XX (en general internos)y que suponen una MIRADA ESTRATÉGICA fueron las políticas de la pcia. de Neuquén llamativamente llevada a cabo por los dueños de la mayor parte de la tierra (neoperonismo de MPN o sea la dinastía Sapag).
    Esto era evidente por ejemplo en el respeto de la toponimia, pero lo más representativo son los programas de escuela primaria (puedo hablar de ello por vivencia personal)que rescatan y exaltan la identidad mapuche, oficializan sus leyendas y hacen identificar a toda la población. Basta ver el material pedagógico que era gratuito para los chicos de la escuela pública (no sé ahora). Me parece que esa política también fue aplicada en la secundaria cuando se transfiere a la provincia.
    Y la Universidad del Comahue (nacional pero autónoma)también participa de esa visión.
    La otra tarea ejemplar fué el programa de salud universal y gratuito premiado en la OEA o en la ONU (no recuerdo bien)y del que también puedo hablar por experiencia personal.

    Dejo constancia que no fui ni soy partidario del MPN y es más, en las últimas décadas veo (ya de lejos)que ha degenerado (tanto los Sapag y los Sobisch, aunque sigan ganando elecciones).
    Estos programas fueron llevados a cabo por la burguesía local como respuesta a la expansión que tuvo Neuquén con las obras hidroeléctricas y con YPF y tiene cierto parentesco con la política educativa de Sarmiento (puaj!)Avellaneda y plasmada por Roca (con sus luces y sombras).
    No creo que el MPN u otros partidos (con votos),especialmente (y desgraciadamente) el FPV hoy estén a la altura de aquella dirigencia.
    Con sus limitaciones, debemos tomar esas políticas como antecedente para presentar un programa nacional popular y democrático que involucre a Mendoza (en el sur es evidente la presencia mapuche, pehuenche y otras, no puedo precisar porque no soy muy entendido en historia y etnología) y las pcias. patagónicas (incluyo a La Pampa)y tambien a Buenos Aires (p. ej.tehuelches) con lengua de raíz mapuche y que se conserva en los nombres de localidades al sur y oeste.

    Es notoria la carencia en esos aspectos que tuvo Rio Negro a pesar de la cercanía con NQN. No pedo hablar de Chubut y Sta. Cruz pero me parece que no empardan ni de lejos, y que se vió con toda crudeza en las declaraciones oficiales (gobernación de Chubut) de odio y discriminación a raíz de la represión brutal de semanas atrás (llevada a cabo por fuerzas provinciales y federales), o las opiniones de xenofobia pelotuda de Micky Pichetto(R.Negro), o la complicidad de su gobernación y el municipio del Bolsón con el socio de Macri: J. Lewis).

    Con esos personajes no vamos a ninguna parte.

    Creo que estos conceptos son válidos en todas las provincias NOA, NEA y centro con respecto a sus "pueblos originarios".

    Comparto las opiniones de G. Fernández aunque no tenga su claridad y talento para exponerla (bueno, para eso lo tenemos a él, y a una parva de intelectuales y militantes de NUESTRA "Inteligentzia"). Habrá que ver si además somos capaces de seleccionar a los técnicos profesionales y POLÍTICOS que den la talla para la tarea.

    Un abrazo P-.

    ResponderEliminar